jueves, 20 de julio de 2017

MAYÉUTICA

Mayéutica. Sócrates, el padre de la Filosofía nos legó su método para filosofar que es la Mayéutica.
Un método para pensar, que nos hace más humanos.



Su madre era partera y su padre escultor. La vocación de Sócrates siempre fue la búsqueda de la Verdad, y el mejoramiento del ser humano siempre fue el motor que lo impulsó. Por eso transfiguró el término griego maieutiké que viene del arte de las comadronas para ayudar a procrear y lo convirtió en el arte de hacer que los hombres descubran la verdad y se hagan plenos, naciendo a una nueva vida regida por la virtud-areté, para alcanzar la armonía que Homero enseñó. Como su padre decidió, esculpir moralmente a los jóvenes enseñándoles a vivir buscando el Bien. Un cierto realismo ingenuo, le hacía pensar que el hombre malo era tal, porque no había descubierto la verdad. La misión de su vida fue difundir lo bueno y su alegría era plena cuando en la plaza, el mercado o en los banquetes, en el ágora, o en su propia casa ayudaba a pensar. De las palabras griegas Dia - logos aprendió que la verdad y la razón de todas las cosas- Logos, se busca de a dos o más y se disfruta cuando juntos penetran en la realidad.Cuando a la Pitonisa de Delfos, como sabio oráculo mujer, le preguntaron cual es el hombre más sabio de Grecia, ella respondió Sócrates. Su conocida frase sólo sé que no sé nada, demuestra que el que sabe reconoce que siempre tiene que aprender más. El sabio es humilde y el humilde es sabio si quiere aprender. Su método filosófico, la Mayéutica buscaba que su interlocutor fuera humilde para aprender a ser sabio, por eso en el diálogo fecundo del filosofar introducía la IRONÍA SOCRÁTICA en donde cuando el otro afirmaba algo y aunque él sabía que tenía parte de la razón en la afirmación, le hacía otra pregunta en donde se descubría otro aspecto no revelado. El otro se daba cuenta que el camino de la verdad  es más hondo que lo que había soñado. Si el otro afirmaba por ejemplo, que los hombres son los que se quieren, Sócrates preguntaba si a los dioses también se los puede querer, esto le permitía ahondar en la verdad.
Otra acción del diálogo es la REFUTACIÓN. Si el otro está equivocado y afirma algo falso, Sócrates por desear el bien, no puede dejar de corregirlo porque sino se convertiría en malo. La refutación es afirmar lo contrario a lo que el otro creyó como cierto pero dando las causas y razones que demuestran que es verdadero. Obliga a la humildad de reconocer la verdad. Pero no es como los sofistas, que por dinero buscan enseñar como en la discusión ganar. Para Sócrates eso es pérdida porque ganancia es aprender a ser bueno. No le interesa ganar en el filosofar porque lo ético es descubrir juntos la verdad, por eso el humillar en forma deshonrosa no es su objetivo aunque su carácter es fuerte y apasionado lo desarrolla. Su contrincante le ha de temer si la retórica es la única arma que ha de empuñar.
Explico los pasos de este método para que los puedas transitar como camino, que eso significa método, y cuando vayas creciendo en tu capacidad, te vayas alegrando del camino recorrido, porque tu camino será el que otros hayan transitado, si especialmente son niños. Yo lo he practicado por años como filosofía para niños, acompañando a estudiantes de maestros y futuros formadores para que sepan filosofar con ellos.
Primer paso. Se pregunta por la esencia. Que es la amistad por ejemplo. Esta pregunta se hace a distintos miembros del grupo que filosofa para descubrir que es aquello por lo cual se preguntan. El que juega el papel de Sócrates, que puede ser el maestro, va repartiendo preguntas, y mientras todos se asombran de la riqueza que surge se descubre que todo es más complejo de lo que se piensa. Luego de seis o siete respuestas, se va redondeando una idea, que con el discurso va quedando claro el significado de ella.
Segundo paso. Se descubren las especies que forman el concepto. Si de la amistad se trata, cuáles son los tipos de amistad que se suceden. Por ejemplo cual son los rasgos de la amistad perfecta.  Si es posible la amistad entre varón y mujer o si se puede ser amigos de los padres. Dios no puede quedar afuera. Y si de animales se trata, si se puede ser amigo con ellos. Como se ve el camino puede ser amplio y se alcanza tanta riqueza como conseguir se quiera.
Tercer paso. Se analiza cada especie, en un diálogo filosófico con preguntas y respuestas. Se van repartiendo ellas como Sócrates quiera, produciendo un debate dirigido que se orienta a  la verdad completa. Distintas preguntas que se pueden preparar de antemano o si uno es muy experimentado saldrán espontáneas en busca de la verdad.
Cuarto paso. Luego de reflexionar cada parte del concepto o especie, en el caso propuesto de la amistad se trata, se va haciendo una síntesis de todo lo analizado, comparado o subordinado, y esa síntesis es la verdadera teoría griega. Así se avanza paso a paso en el conocimiento, de que de eso se trata. Es como si uno desarrollara capítulos de un libro pero sin leerlo porque en realidad de lo aprendido es que se puede escribir luego. Analizada una especie, por ejemplo de la amistad, luego se pasa a la otra, se realiza una síntesis, y luego se sigue con la que viene.
Quinto paso. Uso de la ironía socrática y de la refutación cada vez que sea necesario para ayudar a la persona a descubrir la verdad y alcanzar humildad,  logrando el proceso de nacimiento espiritual y esculpiendo la personalidad en el aspecto analizado.
Sexto paso. Síntesis general de lo alcanzado, en todos sus aspectos, para que el conocimiento quede fijado.  Las relaciones conceptuales que se establezcan, las comparaciones y las síntesis van formando lo que los griegos llaman teoría, pero sin leer primero los libros sino por medio de la Mayéutica.
La práctica de este método a Sócrates le valió, ser llevado a juicio, falsamente acusado de corromper a los jóvenes, porque el quiso enseñarles a pensar y vivir en la verdad. Pudiendo retractarse no quiso y cuando sus amigos le propusieron escapar no lo aceptó porque todo lo que había enseñado quedaría invalidado por una cobardía que el no hubiera deseado. Prefirió morir ese día con la inmisericorde cicuta, que iba paralizando el cuerpo desde abajo hacia arriba hasta quitarle la vida. Pero así vive eternamente en su método que es la Mayéutica  y en todos los que hoy filosofan y lo tienen por maestro.

                                                En honor a mi maestro de vida Sócrates.
                                                        Julio Daniel Nardini


Para poder analizar una fuente

Platón, Obras completas, edición de Patricio de Azcárate, tomo 3, Madrid 1871


SÓCRATES. El oficio de partear, tal como yo le desempeño, se parece en todo lo demás al de las matronas, pero difiere en que yo le ejerzo sobre los hombres y no sobre las mujeres, y en que asisten al alumbramiento, no los cuerpos, sino las almas. La gran ventaja es, que me pone en estado de discernir con seguridad, si lo que el alma de un joven siente es un fantasma, una quimera ó un fruto real. Por otra parte, yo tengo de común con las parteras que soy , estéril en punto á sabiduría, y en cuanto á lo que muchos me han echado en cara diciendo ,que interrogo á los demás, y que no respondo á ninguna de las cuestiones que se me proponen,- porque yo nada sé, este cargo no carece
172 de fundamento. Pero hé aquí por qué obro de esta manera. El Dios me impone el deber de ayudar á los demás á parir, y al mismo tiempo no permite que yo mismo produzca nada. Esta es la causa de que no esté versado en la sabiduría, y de que no pueda alabarme de ningún descubrimiento, que sea una producción de mi alma. En compensación, los que conversan óonmigo, si bien algunos de ellos se muestran muy ignorantes al principio, hacen maravillosos progresos á medida que me tratan, y todos se sorprenden de este resultado, y es porque el Dios quiere fecundarlos. Y se ve claramente que ellos nada han aprendido de mí, y que han encontrado, en sí mismos los numerosos y bellos conocimientos que han adquirido, no habiendo hecho yo otra cosa que contribuir con el Dios á hacerles concebir. La prueba es que muchos, que ignoraban este misterio y se atribulan á sí mismos tal aprovechamiento, habiéndome abandonado antes de lo que convenía , ya por desprecio á mi persona, ya por instigación de otro, desde aquel momento han abortado en todas sus producciones, á causa de las malas amistades, que han contraído, y han perdido por una educación viciosa lo que habían ganado bajo mi dirección. Han hecho más caso de quimeras y fantasmas que de la verdad, y han concluido por parecer ignorantes á sus propios ojos y á los de los demás. De este número es Arístides, hijo de Lisímaco (1) y muchos otros. Cuando vienen á renovar su amistad conmigo, haciendo los mayores esfuerzos para obtenerla, mi genio familiar me impide conversar con algunos, si bien me lo permite con otros, y estos-aprovechan como la primera vez. A los que se unen á mí les sucede lo mismo que á las mujeres embarazadas; día y noche experimentan dolores de parto é inquietudes más vivas que las ordinarias que sienten las  173 mujeres. Estos dolores son los que yo puedo despertar ó apaciguar, cuando quiero, en virtud de mi arte. Todo esto es respecto á los que me tratan. Alguna vez también, Teetetes, cuando veo alguno, cuya alma no me parece preñada , convencido de que no tiene ninguna necesidad de mí, trabajo con el mayor cariño en proporcionarle un acomodamiento , y puedo decir que con el socorro del Dios conjeturo felizmente respecto á la persona á cuyo lado y bajo cuya dirección debe ponerse. Por esta razón he colocado á^'muchos con Pródico y otros sabios y divinos personajes. La razón que he tenido para extenderme sobre este punto, mi querido amigo, es que sospecho, así como tú dudas, que tu alma esta preñada y á punto de parir. Condúcete, pues, conmigo, teniendo presente que soy un hijo de una partera, experto en este oficio; esfuérzate en responder, en cuanto te sea posible, á lo que te propongo; y si después de haber examinado tu respuesta creo que es un fantasma y no un fruto verdadero, y si en tal caso te lo arranco y te lo desecho, no te enfades conmigo, como hacen las que son madres por primera vez. Machos, en efecto, querido mió, se han irritado de tal manera cuando les combatía alguna opinión extravagante, que de buena gana,me hubieran despedazado con sus dientes. No pueden persuadirse de que yo nada hago que no sea por cariño hacia ellos, y están muy distantes de saber que ninguna divinidad quiere mal á los hombres, y que yo no obro así porque les tenga mala voluntad, sino porque no me es permitido en manera alguna conceder como verdadero lo que es falso, ni tener la verdad oculta. Intenta, pues, de nuevo , Teetetes, decirme en qué consiste la ciencia. No me alegues que esto supera tus fuerzas, porque si Dios quiere, y si para ello haces un esfuerzo, llegarás á conseguirlo.


Texto completo del Teeteto


Follow leonidascon300 on Twitter
Compartir en Facebook con mis amigos
Compartir


HAGA CLICK EN ETIQUETA Y VERÁ TODAS LAS ENTRADAS RELACIONADAS CON EL TEMA.